Dioses y hombres, una reflexión sobre Las Bacantes de Eurípides

Sábado, 4 abril 2015 1

No hay tragedia griega que mejor represente la relación entre humanos y dioses que Las Bacantes de Eurípides. En esta tragedia, Dioniso reivindica su papel de dios ante el pueblo de Tebas, que rechaza reconocerle como tal. A pesar de ser hijo de Zeus y de la mortal Semele, Penteo, rey de la ciudad, niega su deidad, considerándole un fraude, prohibiendo sus ritos inmorales y disolutos.

En Las Bacantes encontramos esa dualidad entre dioses y humanos, cara a cara, con un claro mensaje final: no puedes desafiar a los dioses, no puedes dudar de su autoridad, debes confiar en ellos, o de lo contrario, el precio que deberás pagar será el de tu propia vida.

«No levantes las armas contra un dios» advierte Dioniso.

Dioniso es un dios extraño y ambiguo. Le conocemos, sobre todo, como inventor del vino, pero su propósito es mucho mayor y mucho más complejo. Utiliza diferentes nombres, como Baco, Bromios, Lyaeus o Eleuterio, el libertador. Es además el dios de las máscaras y el de la actuación.

Posee un fuerte vínculo con los humanos: tiene la habilidad de inducir a la locura o al éxtasis, un delirio provocado por la danza frenética y la ingesta de vino, que despierta las pasiones humanas. El vino es una invención de Dioniso para los humanos, una puerta que nos conecta a otro mundo o dimensión. Cuando el dios entra en el cuerpo de los humanos, estos adquieren la habilidad de la profecía.

En Las Bacantes los hombres se muestran divididos frente al dios Dioniso. A un lado se encuentran aquellos que creen en su deidad y participan de sus ritos, como Cadmo, antiguo rey de Tebas, o el adivino Tiresias o las bacantes: Agave, Ino, Autonoe. A otro lado se encuentra el rey Penteo, que niega su divinidad.

Cadmo trata de hacer ver a Penteo que aquellos que se creen mejores que los dioses sufrirán el castigo divino. Las Bacantes, las adoradoras de Dioniso, también alertan de que el dios tiene un importante mensaje que comunicar y que aquellos que lo reciben y aceptan y siguen sus rituales, alcanzan la felicidad:

«Bienaventurado el que dichoso
sabe los misterios de los dioses,
santifica su vida»

En cualquier caso, Penteo se resiste y Dioniso gradualmente le conduce a la locura. En primer lugar, el dios se burla de él haciéndole creer que le ha atrapado, cuando realmente es un toro lo que había aprisionado (221-222). Más tarde el dios le persuade de vestirse como una mujer e ir hasta Citerón para ver a las bacantes bajo su éxtasis divino. Cuando las mujeres reconocen a Penteo, le desmiembran, tal y como habían hecho anteriormente con varios animales. Brutalmente, su madre, Agave, una de las Bacantes, corta su cabeza.

Las premoniciones de Cadmo se cumplen finalmente. La ira de Dioniso cae sobre aquellos que negaron su divinidad: soy un dios y vosotros habéis blasfemado contra mí. Dioniso reclama su posición superior sobre los humanos y no halla obstáculos para vengarse de aquellos que se resistan a creer en él.

Curso de Autodistribución para Aprendiz de cine

Viernes, 9 enero 2015 1

Desde que empecé a trabajar en esta profesión he visto cambiar de forma drástica el modo en el que se distribuye el cine. No solamente cómo se distribuye, sino cómo se financia y comercializa. Es necesario estar permanentemente investigando nuevos métodos y canales para rentabilizar películas, cortometrajes y documentales. Hoy día, precisamente cuando las formas de financiación han cambiado tanto, y cada vez es más habitual ver obras audiovisuales donde parte del presupuesto (si no todo) ha sido aportado por el propio director, o por el equipo técnico y artístico, o amigos y familiares a través de campañas de crowdfunding, es necesario que se conozcan y dominen las herramientas para ver esas inversiones retornar con beneficios. El esquema tradicional de distribución ha dejado de ser eficaz. Hoy es más sencillo que nunca poner a la venta una obra audiovisual, pero también precisamente por eso la competencia es mayor y por tanto hay que tener muy claro cuál es nuestro producto y cómo llegaremos al público que queremos alcanzar.

Por esta razón impartí el pasado mes de septiembre el I Curso de Autodistribución para Aprendiz de cine. Ahora, el 17 y 18 de enero de 2015, daré la segunda edición del mismo debido al éxito de la primera. En esta ocasión quiero dar una imagen general en la estructura y funcionamiento del mercado, de cómo identificar a nuestro público, de las ventajas de trazar estrategias de producción y financiación, cómo moverse en los festivales de cine, cómo contactar con televisiones, distribuidores y agentes de venta y repasar los recursos online más interesantes y útiles para poner a la venta nuestros trabajos, entre otras muchas cosas.

Si estás interesado en realizar el curso intensivo de dos días, puedes acceder a esta página de Aprendiz de cine donde encontrarás más información al respecto.

Conservar la experiencia

Miércoles, 17 diciembre 2014 1

Tú te sentías atraído por él. Atraído por su juventud, por su talento y por la bochornosa perspectiva de formar parte de la película Cats. ¿Incluiste eso en tu artículo del Times? Y nosotros lo convertimos en una anécdota para contarla en sociedad como estamos haciendo ahora, pero fue una experiencia ¡Yo no voy a convertirlo en una anécdota! ¿Cómo podemos evitar que eso nos ocurra? ¿Cómo podemos acoplarlo a nuestras vidas sin convertirlo en una anécdota? Cuando ya ninguno tenga dientes en la boca seguirán rumiando esta historia: “¿Recuerdas aquella vez que un impostor se metió en nuestras vidas?, cuéntales la historia de ese chico”. Y nos convertiremos en máquinas que no dejarán de escupir estas anécdotas, ¡pero fue una experiencia!

¿Cómo conservar la experiencia?

–Stockard Channing en Seis grados de separación

El turno de ‘El turno de noche’

Viernes, 12 diciembre 2014 1

El martes 16 de diciembre a las 19:30 se proyectará El turno de noche, mi último cortometraje, en la sala Berlanga de Madrid. La proyección se enmarca dentro de la Noche de estrenos que organizar la Plataforma Nuevos Realizadores y que cuenta en esta ocasión con cuatro cortometrajes.

Estoy especialmente orgulloso de este cortometraje, basado en un texto escrito por mi buena amiga Tina Olivares, titulado El psicópata integrado. Lo descubrí casi por casualidad una noche en Microteatro, en Madrid, estaba protagonizado por los que más tarde serían los actores del corto, Gerard Mínguez y Natalia Erice, y de los que me confieso devoto admirador. También aporta un granito de arena muy importante Diego Losada, periodista y actual presentador del telediario matinal de televisión española. El excelente trabajo con el blanco y negro es obra de Miguel Angel Caparrós, un verdadero mago de la luz, y a cargo de la cámara mi viejo amigo Antonio Merino. José Ángel Serna, con el que adoro trabajar, se ha encargado de la dirección artística de la película. Por último, el gran Jay Vincent aceptó el encargo de componer la partitura de la banda sonora.

Con un equipo sí es difícil no acertar.

Me ilusiona profundamente que El turno de noche al fin tenga su proyección en la capital después de haber pasado ya por varios festivales. Será este su estreno en la ciudad y la ocasión para pasar un rato con compañeros y amigos. Observo además que el cortometraje que sigue al nuestro, Cambio de sentido, está protagonizada por Rikar Gil, actor al que admiro, y con el que he tenido la suerte de trabajar en uno de los trabajos que más lejos me ha llevado: Se vende perro que habla, 10 euros.

La Plataforma Nuevos Realizadores, de la cual soy socio, es una asociación de cineastas cuyo objetivo es crear un espacio para nuevos realizadores, además de la proyección y fomento de sus obras. Asociaciones de este tipo son indispensables hoy día para estar en contacto con otros cineastas y crear sinergias entre nosotros.

 

Reflexión: ‘Exodus, dioses y reyes’

Martes, 9 diciembre 2014 1

Cuando con apenas nueve o diez años vi “Los diez mandamientos” protagonizada por Charlton Heston, no tuve la sensación de haber visto una película de cine religioso, sino más bien una de ciencia-ficción. Desde entonces el clásico de Cecil B. De Mille ha formado parte del catálogo de mis películas de infancia más queridas, como ya os he contado en más de una ocasión, así que por tanto no podía faltar a la cita a la que nos había emplazado Ridley Scott con Exodus.

Lo único épico que viví durante la película fue mi enorme decepción. Cristian Bale interpreta al más antipático de los moiseses, llegando incluso uno a empatizar con los egipcios y cruzar los dedos para que por una vez el final la historia diese un vuelco inesperado en favor de ellos. El papel de Cristian Bale, en cualquier caso, no difiere mucho del de Batman, ya que apenas cambian algunas líneas de texto.

Scott ha querido jugar a reescribir la épica historia bíblica, pero conforme avanza se descubre incapaz de escapar de la trampa en la que él mismo se ha metido. La película chirría por todas partes, en ocasiones es dolorosamente lenta, confusa y frustrante. Después de todo no alcanzo a comprender cuál era el verdadero propósito del director cuando se planteó hacer esta película. No sé si pretendía con esta adaptación darle un aire de credibilidad a la epopeya, aunque desde luego si ese era su propósito, dista mucho de haberlo conseguirlo.

Brilla, eso sí, la partitura de Alberto Iglesias, épica y muy equilibrada.

Lástima de película.